Y hacerlo bien: Cómo montar un restaurante

Teniendo en cuenta que nuestro país supera la media de restauración de Europa y que nuestra forma de ocio siempre está ligada a la hostelería, es normal que en el último año hayan sido muchos los emprendedores que se hayan decantado por este sector que ofrece tantas posibilidades. Montar un restaurante no es fácil (nada lo es), consideramos que hay unos pasos básicos pero vitales a cumplir. Dependiento de nuestro ahinco y capacidad de emprendimiento podemos disfrutar de nuestra andadura hostelera o desear que acabe pronto. ¡Os dejamos unos pasos para aquellos que estáis a punto de dar el salto!

 

  1. NADA AL AZAR

Crea tu Plan de Negocio, necesitas saber hacia dónde vas, con cuánto vas y para qué vas. El azar déjalo para otros asuntos. Estás elaborando el proyecto de tu vida, tu medio de conseguir beneficio; algo tan importante debe estar guiado y organizado. Vas a enfrentarte a un mundo (más o menos desconocido para ti) y no puede haber ningún cabo suelto. Seguramente, ya eres consciente de tus puntos fuertes y tus habilidades… los demás también los tienen y los conocen. ¿Por qué no pensar en tus puntos flojos para poder superarlos? ¿Has oído hablar del análisis DAFO? Te ayudará antes y durante tu andadura para hacer autocrítica para así mejorar.

2. ASUNTOS LEGALES

Una de las primeras cosas que debes hacer es regularizar tu situación. Muchas veces no se sabe ni cómo empezar. Los emprendedores contamos con POCAS herramientas, por eso tenemos que utilizar aquello que se nos ofrece. En esta página podéis encontrar información de ayudas para constituirse, capitalización del paro, orientación… está a vuestra disposición.

3. ELECCIÓN DEL LOCAL

Vayamos sin prisa y con los ojos abiertos. Un local bien situado, en una zona de buen paso y consumo, con toda la documentación en regla, instalaciones básicas en buen estado, salidas de humo y demás aspectos importantes correctos, siempre será MUCHO más económico que aquellos traspasos baratísimos o locales con un precio de alquiler/compra sorprendentemente barato. Visita locales, muchos. Las veces que necesites y con quien necesites ir. Quizás este es el punto donde muchos hosteleros se equivocan, no lo hagas tú también.

4. INVERTIR EN MAQUINARIA Y MOBILIARIO

El mobiliario será tu carta de presentación y la maquinaria de tu cocina la herramienta principal de trabajo. Existen multitud de empresas especializadas en maquinaria que te asesorarán y podrás disponer de una cocina funcional y segura. Diferencia siempre lo económico de lo barato.  Invertir en maquinaria debe ser económico pero no barato

5. IMAGEN CORPORATIVA

Diferénciate. Tu restaurante no puede ser igual que otro ni siquiera parecido. Tu local debe reflejar tu personalidad, tu forma de entender la gastronomía y el arte del buen comer. Debes sentirte reflejado en cada pequeño detalle de tu local, al igual que la carta que ofrezcas a tus comensales, el equipo que trabaje contigo, etc.

6. RECLUTAR PERSONAL

Contar con conocidos o familiares parece lo más sencillo y accesible. También resulta lo menos efectivo. El inicio de un negocio requiere de liderazgo y actitud e implica un esfuerzo máximo por tu parte y parte de tu equipo. Necesitas profesionales que crezcan contigo en tu negocio y existen numerosas plataformas donde puedes encontrar buenos trabajadores de hostelería.

7. PROMOCIÓN DE TU NEGOCIO

Una vez tengas todo listo y tú mismo hayas podido comprobar tus puntos fuertes en la puesta de escena, explótalo. Seguramente quién come en tu restaurante, vuelve (o esa debe ser tu labor), por ello debes dar a conocer tu restaurante e invitar a la gente a conocerlo. Las Redes Sociales funcionan bien en este aspecto, recuerda que los elementos visuales (en este caso las fotografías de tus platos) son muestras para que la gente pueda plantearse ir a probar tus creaciones. No está de más que hagas labores comercial en tu zona. Hacerte con unas tarjetas o folletos donde aparezca información de tu nuevo restaurante te ayudará a que la gente empiece a conocerte.